El vino y la comida… algunos consejos

Excelentes recomendaciones

Anna Olio e Peperoncino

Las leyes inderogables que un tiempo regulaban la relación “comida-vino”, hoy son menos rígidas que antes; tanto que muchas veces, durante un almuerzo se sirve un único tipo de vino sin que ello revista mayor importancia. Pero cuando se presentan ocasiones un poco más formales, podría resultar muy útil rescatar algunas de aquellas reglas.

Con las entradas, con las sopas ligeras, pastas y arroces a base de pescado, los huevos, con el pescado, conviene servir un vino blanco seco o un delicado rosé. Con pastas y arroces condimentados con salsas a base de carne o verduras y platos de carne blanca, es mejor proponer un vino tinto ligero. Un vino tinto con más cuerpo es ideal para platos a base de carne roja, como por ejemplo los estofados, los asados, entre otras. Para el postre, es mejor servir vinos blancos más dulces, un espumante o champagne demi-sec.

En…

Ver la entrada original 402 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: